domingo, 3 de mayo de 2015

El abrigo Fantasma de la Isla Canción.



                                                     El Abrigo fantasma de la Isla Canción...

Antes de partir, a la vieja Isla abandonada, donde nada es lo que parece,
Buscaré ese destello errante que me marcó el camino entre piedras, el
Recorrido que debía seguir, entre malezas tupidas, plantas desnudas e
Inmensos árboles vivientes que la selva vio crecer y nacer durante años.
Giro mi propio destino a un lugar que se que abrirá mi mente, hasta que el
Ocaso arda en llamas y se disuelva en la más oscura noche.

Finalmente, y mientras aún el silencio me acecha desde todas direcciones,
A pasos de la gran esfinge de oro cubierta de vegetación, me inclino pero
No como para adorar la imagen pagana, más bien para buscar en su piedra
Todos los indicios que aquel fantasma errante dejó para que lo hallara, y
Ante mis ojos, las letras comienzan a tomar forma de escritura arcaica y
Sumergen mi razón en un simbolismo que puedo interpretar como si me
Marcaran la ruta a seguir. 
Al finalizar el día, haré un fuego para pasar la noche aquí.

Intencionalmente cubro mi espalda con un abrigo oscuro, para perder a
Solitarias criaturas que puedan devorar mi alma en la oscuridad.
La maleza me servirá de refugio mientras descanso del largo y agotador viaje.
Al que mi mente me arrastra, como si fuera un sueño.

Cerca del amanecer, escucho un alarido entre sombras lúgubres y en ese
Alarido, noto una cadencia musical, un mensaje entre tonos perdidos que
Nacen del sonido de la selva pero que resuenan como una melodía en forma de
Canción de cuna, que me obliga a correr hacia el lugar de donde proviene.
Ignoro que criatura la produce, pero voy hacia ella entre el matorral sin detenerme a
Observar, que cuanto más intento alcanzar mi destino, mis ojos van mostrándome
Nuevamente mi habitación, mi cama, donde mi sueño empezó. Solo eso fue, un sueño.



                                                                                                         por: Luis Sadra.

NOTA: El relato no respeta un orden gramatical clásico, ya que es un Anagrama y fue realizado con esa intención. Pero la inspiración para la historia que aquí se cuenta nacieron de cuatro palabras que
mágicamente fueron aportadas por Mamen Andalucía y a la que agradezco profundamente y le dedico mi escrito.







.
/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.