miércoles, 10 de junio de 2015

Esquizofrenia - Cap.7 .Cuando Me Corto.


CUANDO  ME  CORTO



¿Por qué no entiendo qué pasa?

¿Acaso mi vida se termino hace mucho y
 estoy muerto en algún limbo eterno?

Hay monstruos, palabras, cosas que se dicen sin pensar.
Momentos de tensión que se clavan en mi mente 
y no me dejan en paz.
Hay lapsos de razón entre la confusión 
pero no logran ser suficiente para escapar.
Entonces mi mente distorsiona la realidad.
Me empuja al vacío.
Y el dolor es tan grande que no logro detenerlo con nada.
Entonces, apoyo algo sobre mi piel que se que me va a herir.
Presiono hasta que logro sentir el ardor que marca la diferencia
Entre lo que duele dentro y el dolor externo.
Ese ardor superficial aminora el dolor interminable 
que no logro quitar de mi alma.

Es extraño ¿no?

Parece contradictorio y hasta loco, 
pero la realidad a veces nos cuenta una historia distinta.
Nos hace dudar, nos asusta, 
nos deja desprotegidos al terror de lo inestable.

Y en medio de todo ese caos infinito
el dolor se hace eterno dentro de nosotros.
Una angustia en el pecho que no tiene consuelo. 
Un dolor que se siente pero que no 
se entiende como y porque está ahí.
A veces las palabras que te dicen…
Los problemas que te plantea la vida misma…
La convivencia es dura y casi imposible.
Llegar a un entendimiento sobre bases lógicas es muchas veces tan difícil para un enfermo
de esquizofrenia o que tenga trastorno de la personalidad
que la simple discusión se hace eterna, incomprensible, discorde.
Esto origina mi confusión.
La raíz de todos mis estados alterados de conciencia. 
De repente me siento solo, en un lugar extraño.
Y busco donde ocultarme para darle tiempo 
a mi mente para que comprenda.
Tiempo para evitar la reacción.
Pero las palabras dichas y gritadas 
quedan repitiéndose dentro de mí
como un eco que no quiero escuchar más.
Entonces el dolor es insoportable dentro de mi corazón.

Estoy sin salida.
Entonces, antes de matarme porque no aguanto 
la pena que me invade
Castigo mi piel con una herramienta de corte.
Esto no es grato para mí.
Tampoco es fácil admitirlo, siento mucha vergüenza 
mientras lo escribo,
Pero lo hago porque sé que tienen que entender
que todo esto se podría evitar
solo entendiendo, escuchando las palabras del silencio.

Pero lo tengo que hacer para que el dolor
interno desaparezca de mi pecho,
Porque me asfixia y me deja inconsciente.
Cualquier que quiere ayudarme me dice que vea a un Psiquiatra.
Y el psiquiatra me quiere internar para que no me haga daño.
Ya estuve en ese círculo muchas veces.
Muchas veces, ante la incomprensión de los que se dicen sanos,
Una persona que tiene esta actitud violenta contra sí mismo
Es candidato a internarse, en el nombre de su mejoría y su salud.
Y yo no quiero internarme, solo quiero vivir tranquilo.
Pero esa es la salida mas fácil.

¿Por qué no admitir que peleas y discutes con alguien que no comprende el mundo?

¿Por qué no simplemente aceptas cerrar la boca 
y guardarte toda esa ira
Si es que realmente tu estas sano?

¿Por qué tiene que ser el enfermo el que termine pagando por la incomprensión ajena?

Quizás hice mal en formar una familia de nuevo.
¡Quizás debí quedarme solo!.
Aunque sé que la soledad jamás me dejó.
Nadie quiere tener un loco en su casa.
Mi padre, mis tíos, mis hermanos, 
mis primos no van a darme cobijo porque si.
Y el estado no aporta en esas cosas.

¿Alguien comprende lo que me pasa?

¿Alguien se da cuenta de que tan sola es la vida 
de un enfermo de esquizofrenia?

No existe oportunidad para una familia perfecta.
Yo malogro a los que me rodean por no poder defenderme hablando.

Quisiera no haber nacido…

Quisiera nunca haber conocido el amor…

Y la necesidad del sexo…
Quisiera no haber gustado de la satisfacción 
de haber traído a alguien al mundo…
Porque algunos de ellos no entienden que me pasa…
Y esperan de mí que me sane, como si fuera un sarampión.
Y me juzgan, esperando que pague por mis pecados pasados.
Lo único que sé.
Es que mi mundo se está haciendo más y más pequeño
y que ya pronto voy a desaparecer.
Nadie sabe o entiende esta parte de lo que digo…
Les cuesta pensar en lo que hablo.
Pero pronto va a pasar.
Una mañana, en algún brillo extraño del sol de una tarde o quizás con la luna mirándome desde el cielo, 
sintiendo la brisa de un viento que pasa…
Tal vez allí decida partir, en ese viento sin rumbo
Perderme con él hacia donde sea que este alce vuelo. 
Estas palabras ahora no encuentran el 
sentido completo, lo sé y lo entiendo.
Pero todo llega.
El tiempo es el único que cuenta mi llanto,
 mis dolores, mis clamores
Y entiende, porque aun siento alivio
cuando me corto.


                                                          por: LUIS SADRA

*
Esto se puede evitar...
No tiene nadie que llegar a esto...
si los que decimos estar sanos
escucháramos a tantos corazones
que claman en silencio.
Las palabras son cuchillas
que apuñalan el alma.
La persona que se corta tiene el alma destrozada.
Necesita ser escuchada.
*



© TODOS LOS DERECHOS DE ESTA OBRA ESTÁN PROTEGIDOS POR LOS ART. PERTINENTES EN LO REFERENTE A PROPIEDAD INTELECTUAL Y DERECHO DE AUTOR.
ESTA PROHIBIDA SU ALTERACIÓN Y LA COPIA, O REPRODUCCIÓN DE LA MISMA SIN LA DEBIDA AUTORIZACIÓN y/o MENCIÓN DEL NOMBRE DEL AUTOR.

*




.












/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.