sábado, 13 de febrero de 2016

Maldita Ideología del Ser...




Maldita Ideología del Ser...


Una vez más desciendo para encontrarme con mi mismo.
Para adoctrinar ideas confusas, 
mitos de mi inconsciente que me empujan en silencio
a seguir sintiendo la imperfección de mi propia lengua.
Puedo gritar desde el abismo los errores ajenos
pero no me basta.

Puedo invadir cada mente que me rodea 
con mi ideología incoherente
 y hacerla claudicar en su propia cordura
con la sutileza de una araña, 
mordiendo la mismísima textura de su realidad,
haciéndola frágil en la creencia de su dureza,
en el simiente puro de su pensamiento,
pero no me compensa.

Y en esta maldita ideología del ser
me interno involuntario en su laberinto de falencias...
discrepancias tan absurdas en su coherencia...
tan oscuras en su propia luminiscencia...
que dejan la percepción del amor como en un sentimiento extraño
que se va olvidando...

Y aunque me rehúse a creer
que la humanidad se halla rendido
aún espero esa disonancia en mi pecho...
esa esencia intrincada que nos somete una y otra vez
a un volver a empezar de cero.

¿Soy la lágrima de un mundo abatido?

¿El eco errante de todas las preguntas sin respuestas?

No lo creo...

Más bien soy un hombre
que al tocar el suelo después de un largo vuelo
regresa a sembrar sobre tierra árida,
aquello que me dará una nueva oportunidad
para seguir vivo.


                                                  del libro: "Autopsia de una mente solitaria"
                                                       por Luis Sadra.




/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.