jueves, 21 de julio de 2016

Una de cuatro.


Y CUANDO ME DEJARON SOLO, EN MITAD DE LA NADA,
APARECISTE VOS...
PARA ALIMENTAR MIS FUERZAS PARA SEGUIR...


¡SI SUPIERAS CUANTAS VECES TOQUE EL CIELO CON MIS MANOS
VIÉNDOTE SONREÍR...!
¡CUANTAS VECES ME TRAJISTE DE VUELTA DE MI VACÍO...
CON ESA MIRADA TIERNA...


TU ERES MI SOL...
LA ÚNICA DE CUATRO QUE NO ME RECRIMINA SER ENFERMO.
LA QUE APAGA EL SILENCIO CON SU VOZ PEQUEÑITA...
LA QUE CONVIERTE MI VIDA
EN UN VIENTO DE MOMENTOS ÚNICOS...


GRACIAS AVRÍL...
PORQUE HICISTE POSIBLE LO IMPOSIBLE...
QUE PAPÁ VOLVIERA A CREER.





*

/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.